martes, 11 de mayo de 2010

Mano Solo (In memoriam)

El 10 de enero de este 2010 fallecía en París, a los 46 años, Mano Solo, después de haber sufrido varios aneurismas y de haber luchado de manera incansable contra el sida. Su madre, en el entierro, proponía que no se celebrara nunca la fecha de su muerte sino la de su nacimiento y pedía a todos sus seguidores se congregaran en París el 24 de abril, día de su cumpleaños, en torno al Sacre Coeur y la Bastilla y cantaran el "Sha La La" para que ese día fuera un día alegre y no triste. Mano Solo fue, sobre todo, un artista muy comprometido, que expresaba sus opiniones con total libertad, a veces crudeza, y que animaba a su público a usar la imaginación para cambiar el mundo. Nosotros desde aquí queremos rendirle nuestro pequeño homenaje.

Mano Solo, cuyo verdadero nombre es Emmanuel Cabut nació el 24 de abril de 1963 en Châlons-sur-Marne. Su padre es el dibujante satírico-político Jean Cabut, conocido como Cabu, y que ha trabajado sobre todo en la prensa libertaria. En cuanto a la madre, Isabelle Monin, es una de las creadoras del magazine especializado en temas ecológicos La Gueule ouverte (La Boca abierta). En 1968 la familia se traslada a Ozoir-la-Ferrière, cerca de París, en donde Mano crece en un ambiente un tanto politizado y del que forman parte artístas e intelectuales, amigos de sus padres. A los 15 años Mano abandona el colegio. Su adolescencia transcurre muy pegada a la marginalidad, delincuencia y drogas, pero también a las artes plásticas y a la música. A los 17 entra a formar parte, como guitarrista, del grupo de punk-rock Les Chihuahuas.

En los 80 también se dedica a pintar y a dibujar, sus trabajos, firmados bajo el seudónimo Boredom, llegan a exponerse incluso en Nueva York. También trabaja como asistente de decorados y colabora en distintos magazines. En 1986 funda su propio fanzine La Marmaille Nue (La Chiquillería Desnuda), un título que le va a dar mucho juego, como veremos a continuación.

Movido por la influencia y apoyo de su amigo Eric Lareine se lanza a componer y cantar sus propios temas, primero en el seno del grupo rock La Marmaille Nue y después en solitario. El 3 de diciembre de 1993 aparece su primer álbum que se llama precisamente La Marmaille Nue. El disco causa un gran impacto, sus canciones están cargadas de dolor, de emoción y de cólera. Mano tiene 30 años y es seropositivo pero, en lugar de callarlo, elige decirlo, gritar su rabia a través de sus canciones. El público le apoya acudiendo masivamente a sus conciertos y comprando su disco que vende más de 100.000 copias. Su enfermedad hace de él un personaje emblemático y aparece a menudo en los medios, más relacionándole con el sida que con la música. A este primer álbum de Mano Solo pertenece la canción que podéis escuchar en el siguiente video, "Au creux de ton bras" (En el hueco de tu brazo).




En el verano de 1995 se publica su segundo disco Les années sombres (Los años sombríos). El título del álbum lo dice todo, el espectro de la muerte se pasea por las canciones. Musicalmente, éstas tienen aires de tango, de ritmos africanos y otros estilos arrancados de los suburbios parisinos. El disco también es acogido masivamente, vende más de 150.000 ejemplares y el público sigue arropándole en sus conciertos. En uno de esos conciertos, concretamente en el que se celebra el 9 de octubre de 1995, Mano lanza un mensaje irónico y brutal: "Tengo dos noticias, una buena y otra mala. La buena es que ya no soy seropositivo. La mala es que tengo el sida". Para muchos este concierto representaba la despedida, después de dos años de un éxito fulgurante. El tiempo demostraría lo contrario.

En 1996 Mano vuelve al seno de su antiguo grupo, Les Chihuahuas, con ellos prepara un álbum más político y más próximo de la época punk. Sin embargo, el disco sale con otro nombre, Les Frères Misère (Los Hermanos Miseria). Un disco radical y políticamente muy incorrecto que habla del paro, de política, de racismo... En él nos encontramos canciones como ésta: "Je n'ai pas" (No tengo).



Con el dinero que saca de la venta de sus discos Mano monta su propia editorial en la que publica un libro de poesía, "Je suis là" (Estoy allí) y una novela "Joseph sous la pluie" (Joseph bajo la lluvia). En 1997 vuelve a sacar un disco en solitario Je ne sais pas trop (No sé demasiado) que cuenta con una portada dibujada por él mismo, como es habitual, y con canciones que hablan de la infancia, la soledad, el amor y la muerte. En septiembre de 2000 aparece un nuevo álbum, Dehors (Fuera), que cuenta con sonoridades africanas y de América del Sur. Y a finales de 2002 sale un disco grabado en directo durante su gira de 2001 entre las localidades de Clermont-Ferrand y Toulouse. Se titula La Marche (La Marcha) y se cierra con esta canción que se ha convertido en una especie de himno, "Sha La La", que daba nombre a un álbum anterior, de 1999, también grabado en directo, Internationale Sha La La.



En 2004 publica Les Animals y dos años más tarde rompe con su casa discográfica Warner y prepara un nuevo disco que quiere que sea autoproducido por con la ayuda de sus fans por internet, creando una especie de suscripción que servirá para costear la promoción del álbum. Sin embargo, son muy pocos los que colaboran y Mano queda muy decepcionado. El disco sale en marzo de 2007 con título en inglés, In the garden (En el jardín). Este mismo año también presenta sendos programas de radio en los que, además de música, da voz a los que no la suelen tener, por su programa pasan personas ligadas al movimiento asociativo y militante. El 28 de septiembre de 2009 se publica su último álbum Rentrer au port (Volver al puerto) y el 12 de noviembre tiene lugar, en el mítico Olympia, su último concierto. Tras la actuación es hospitalizado y, después de dos meses de lucha, fallece el 10 de enero de 2010. Nosotros le decimos adiós con una canción de su primer disco, La Marmaille Nue, ese título que tanto juego le dio. La canción se titula "Allô, Paris".




Para más información, pincha aquí.

++++


Mano Solo - Allô Paris
De l’album
La Marmaille nue (1993)

Allô Paris,
Il est si tard
Les doigts collés au combiné
Je relance encore avec l'espoir
De te parler.

J'ai beau savoir
Que ça me fout le cafard
Je peux pas m'empêcher
M'empêcher d'y croire
La nuit sonne ses derniers coups
J'irai jusqu'au bout

J'aurais voulu (x 4)
quelque chose de bien
J'aurais voulu
que tu me dises : "Viens !"
J'aurais voulu (x 3)

Et là debout sur le trottoir
Comme chaque soir
je te raconte l'histoire
des larmes de rue
Dans les bars qui puent
les regards moisis
Et les corps meurtris

Allô Paris,
Tout est fini
Et putain, je suis fatigué
J'aurais voulu (x 4)
quelque chose de bien
J'aurais voulu
que tu me dises : "Viens !"
J'aurais voulu (x 3)

Allô Paris
tout est fini
Tu m'as tout pris
même l'envie
Tu ne te souviens plus de rien
Tu oublies un peu plus chaque matin
Ta mémoire coule le long des trottoirs
En noyant mon désir dérisoire

J'aurais voulu
quelque chose de bien
J'aurais voulu
que tu me dises : "Viens !"
J'aurais voulu (x 3)

Allô Paris
tout est fini
Tout est foutu
J'aurais voulu (x 2)

J'aurais voulu
quelque chose de bien
J'aurais voulu
que tu me dises : "Viens !"

J'aurais voulu
quelque chose de bien
J'aurais voulu
que tu me dises : "Viens !"
J'aurais voulu

Mano Solo – “Allô París”
Del álbum
La Marmaille nue (1993)

Allô París,
Es tan tarde…
Con los dedos pegados al teléfono
reactivo una vez más la esperanza
de hablarte.

Aunque sé
que me deprime,
no puedo dejar
dejar de creer en ello.
La noche da sus últimas campanadas.
Iré hasta el final.

Me hubiese gustado (x 4)
algo bueno.
Me hubiese gustado
que me dijeras: “Ven”
Me hubiese gustado (x 3)

Y ahí, de pie, en la acera
como cada noche
te cuento la historia
de las lágrimas de calle
en los bares que apestan a
miradas enmohecidas
y cuerpos magullados.

Allô, París,
todo ha acabado.
¡Joder! Estoy cansado.
Me hubiese gustado (x 4)
algo bueno.
Me hubiese gustado
que me dijeras: “Ven”
Me hubiese gustado (x 3)

Allô París,
todo ha acabado
Me lo has quitado todo
incluso las ganas.
Ya no te acuerdas de nada.
Olvidas un poco más cada mañana.
Tu memoria corre por las aceras
ahogando mi deseo irrisorio.

Me hubiese gustado
algo bueno
Me hubiese gustado
que me dijeras: “Ven”
Me hubiese gustado… (x 3)

Allô, París,
Todo se ha acabado.
Todo se ha estropeado.
Me hubiese gustado… (x 2)

Me hubiese gustado
algo bueno
Me hubiese gustado
que me dijeras: “Ven”

Me hubiese gustado
Algo bueno
Me hubiese gustado
Que me dijeras: “Ven”
Me hubiese gustado

3 comentarios:

Lula Mademoiselle dijo...

He caido en vuestro blog buscando musica francesa, y realmente he encontrado un sitio al que volveré siempre, porque es justo lo que estaba buscando. Soy fan de Zaho, ocupa casi todas las pistas de mi Spotify, me ha encantado verla aqui, felicitaciones por el blog!

JLang dijo...

Gran programa el que dedicasteis a Mano Solo, poco a poco hacéis que me interese aún más por la música en fracés así que gracias espero que sigais longtemps!
Por cierto, que ha pasado con el programas de la semana pasada? Os escucho por el servicio podcast y todavía no está disponible. À bientot!

Anónimo dijo...

Precioso y merecido homenaje!!
Como siempre, GRACIAS

Emmanuelle