lunes, 4 de febrero de 2008

Lio

Wanda Ribeiro de Vasconcelos nació en Mangualde (Portugal) el 17 de Junio de 1962. Su padre era militar y participó en la guerra de Mozambique. Su madre, profesora de filosofía, no soporta esa situación y la pareja termina separándose. En 1968, la familia emigra a Bélgica, huyendo de la Dictadura de Salazar. Las condiciones de vida son difíciles. A pesar de todo, Wanda es una curiosa y brillante estudiante… al menos hasta que la adolescente se ve imbuida por la energía y libertad del movimiento punk. Es en esa época cuando Wanda decide cambiarse el nombre por el de Lio, un personaje secundario del cómic Barbarella de Jean-Claude Forest.

Poco después conoce a Jacques Duvall y a Jay Alanski, que apuestan por esa joven rebelde y dinámica, empiezan a componer canciones para ella y presentan maquetas en un montón de casas discográficas hasta que un sello belga les hace caso y lanza en 1979 su primer gran éxito, “Le banana split”. Los productores utilizaron el aspecto aniñado de una Lio de 17 años para jugar a la ambigüedad con el doble sentido erótico de canciones como ésta: “Las cerezas confitadas son lápices de labios / que dejan marcas rojas en el Antártico / Y para hacerlo fundir una táctica… […] / La chantilly se derrama en avalancha”.

En 1980, llega su segundo gran éxito “Amoureux Solitaires” (Amantes solitarios), traducción del tema "Lonely Lovers" de los Stinky Toys. Y, en 1986, Lio vuelve a triunfar con el álbum Pop Model, lo que le permite subir al escenario del Olympia para cantar "Les brunes comptent pas pour des prunes" (Las morenas también cuentan) o “Fallait pas commencer” (No había que empezar). Para los más nostálgicos, ahí va un popurrí de los grandes éxitos de la artista.

En 1983, el director de cine Chantal Akerman le ofrece su primer papel en una película musical Golden Eighties (Dorados Ochenta). Después trabajaría para otros muchos directores, entre otros Claude Lelouch y nuestro Juanma Bajo Ulloa, a cuyas órdenes actuaría en 1993, en La Madre Muerta.

En los primeros noventa, harta de su imagen de niñita frívola, Lio prepara un disco más serio y personal, pero las discográficas le dan la espalda. A pesar de ello, en 1996, consigue publicar Wandatta, un álbum con influencias celtas y portuguesas.

En 2000, aparece Chante Prévert, un disco consagrado a recordar los poemas de Jacques Prévert que le servirá para recorrer los escenarios de Francia durante 3 años, con un espectáculo basado en el álbum.

Y en 2006 se publica Dites au prince charmant (Decid al Príncipe Ázul), en el que encontramos canciones compuestas por sus amigos de siempre (Jacques Duvall y Jay Alansky) y otras de gente más cercana a su hermana, Héléna Noguerra, como Doriand y Peter Van Poehl. Este último trabajo, más sensible y humano, lleno de nostalgia y madurez, supone un cambio de registro en la carrera de Lio. Prueba de ello es el tema “Les hommes me vont si bien” (Los hombres me sientan tan bien).

Para más información, pincha aquí.

------

Lio – “Les hommes me vont si bien”
Extrait de l’album Dites au prince charmant (2006)

Les hommes me vont si bien
Que j'en expose à la maison
Au milieu du jardin
Dans chaque chambre
Dans mon salon
Deux ou trois en peinture
Que j'ai épinglés sur le mur
Et j'ai mon préféré qui sert de lampe
À mon chevet…

Pourquoi faut-il que je les aime autant ?
Si c'est eux qui me poussent à bout… portant
Les hommes me vont si bien (x 2)

Les hommes sont mon chagrin
Et c'est ma plus belle parure
Ils sont forts et sereins
Leurs statues ont la peau si dure
Ils sont moins dangereux
En œuvres d'art qu'on touche des yeux
Je leur porte secours en les fermant à double tour…

Pourquoi faut-il que je les aime autant ?
Si c'est eux qui me poussent à bout… portant
Les hommes me vont si bien
Même si je n'en fais rien

Pourquoi faut-il que je ne m'en passe pas ?
C’est bien ma chance, moi j'en casse un par mois
Ils me le rendent bien
Les hommes me vont si bien
Même si je n'en fais rien
Les hommes me vont si bien

Lio – “Los hombres me sientan tan bien”
Extraído del álbum Dites au prince charmant (2006)

Los hombres me sientan tan bien
que los expongo en casa
en medio del jardín
en cada habitación
en mi salón
dos o tres en pintura
que he colgado en la pared
y tengo mi preferido que sirve de lámpara
en la cabecera (de mi cama)…

¿Por qué han de gustarme tanto?
Si son ellos los que me agotan… a quemarropa
Los hombres me sientan tan bien (x 2)

Los hombres son mi pesar
y son mi más bello atuendo
Son fuertes y serenos
Sus estatuas tienen la piel tan dura
Son menos peligrosos
en obras de arte que tocamos con los ojos
Les presto auxilio cerrándolos bajo siete llaves…

¿Por qué han de gustarme tanto?
Si son ellos los que me agotan… a quemarropa
Los hombres me sientan tan bien
Incluso si no hago nada

¿Por qué no puedo prescindir de ellos?

Es mi oportunidad, rompo uno al mes

Me lo devuelven bien
Los hombres me sientan tan bien
Incluso si no hago nada
Los hombres me sientan tan bien

2 comentarios:

p'tit maton dijo...

Gracias por acercar la "lejana" música francesa.
Os recomiendo a Etyl (la Tortue)
y La Tordue (Champ Libre).

maría - fanciulla dijo...

¡enhorabuena por vuestra estupenda sección y por el trabajo recopilatorio e informativo que llevais a cabo!

es un placer escucharos los fines de semana y, ahora, poder visitar vuestro blog