martes, 27 de noviembre de 2007

Abd Al Malik

Abd Al Malik es el seudónimo de un cantante de origen congoleño que ha conseguido conmocionar el paisaje del rap, el slam y el hip-hop francés con su espléndido segundo trabajo en solitario, titulado Gibraltar.

Su verdadero nombre es Régis Mikano-Fayette y nació en París, el 14 de Marzo de 1975. Dos años más tarde, su familia se traslada a Brazzaville, la capital del Congo, donde permanecerá hasta 1981. Ya de vuelta a Francia, instalados en las afueras de Estrasburgo, sus padres se separan, su madre se hace cargo de los seis hermanos y el pequeño Régis se mezcla con los macarrillas del barrio y se hace uno de ellos. Sin embargo, al mismo tiempo, destaca como un alumno brillante, primero, en el instituto Saint Anne, y, luego, en la Universidad Marc Bloch donde cursa estudios de filosofía y letras clásicas.

Su madre es católica e imaginamos que se llevaría un disgusto cuando su hijo se convirtió al Islam porque, además, en un principio, era bastante extremista. Pero su paso por el grupo NAP (New African Poets), con el que publicó tres discos, le hizo valorar la importancia de la música y la palabra, y enfrentarse a los imanes de su mezquita que le obligaban a elegir entre música y religión.

Por otra parte, gracias al descubrimiento del sufismo, una corriente del Islam centrada en el amor universal, Abd Al Malik rompe con el extremismo y aprende a conciliar música y religión. Todo ello lo cuenta en su libro Qu’Allah bénisse la France (Que Allah bendiga a Francia), publicado en 2004, en el que defiende un islam moderado y trasmite un claro mensaje de paz y tolerancia, ya que, según sus propias palabras, “nada bueno puede surgir más allá del amor y la aceptación del prójimo”. Ese mismo año 2004, a modo de ilustración musical del libro, aparece su primer álbum en solitario Le face à face des coeurs (El cara a cara de los corazones).

Ya en 2006, aparece su exitoso Gibraltar, galardonado con numerosos premios, entre los que destacan: el Prix Constantin, el Prix Charles Cros, una Victoire de la Musique, en el apartado Músicas Urbanas, y el Prix Raoul Breton, que concede la SACEM (Sociedad de Autores, Compositores y Editores de Música).

Gibraltar podría marcar época por su extraña y sorprendente mezcla de rap, jazz, slam, poesía y Chanson française. De hecho, Abd al Malik ha colaborado con Gérard Jouannest y Marcel Azzola, que en otra época trabajaron con Jacques Brel. “Les autres” (Los otros) es la particular visión de Abd Al Malik del tema Ces gens-là” (Esa gente) de Jacques Brel.

Pero la verdadera fuerza del álbum reside en sus letras. Abd Al Malik reflexiona sobre su propia condición de artista, habla de la vida cotidiana y de la actualidad. Inspirándose a menudo en el pensamiento sufí, parece querer decirnos que, en el rap como en el islam, “hay una impostura más que un ser auténtico”. De la mano de los filósofos Derrida, Deleuze o Debray, Abd Al Malik deconstruye el rap para reconstruirlo en una nueva forma que podemos descubrir en temas como "12 septembre 2001" (12 de septiembre de 2001), o sea, el día siguiente al atentado del 11 S. La canción habla de eso del atentado sobre las Torres Gemelas y sus consecuencias, del miedo, de los extremismos, de fe y política.

Gibraltar merece, sin duda alguna, que uno se siente a escuchar sus letras: “En el Estrecho de Gibraltar hay un joven negro que llora…” Así comienza la canción que da título al disco. Aquí también Abd Al Malik rompe prejuicios y estereotipos.

Para más información, pincha aquí. Y si quieres escuchar nuestro espacio en Radio 5 pulsa Play a continuación:boomp3.com

---

Abd al Malik – Gibraltar
Extrait de l’album Gibraltar (2006)

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui pleure
un rêve qui prendra vie,
une fois passé Gibraltar.

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui se d'mande
si l'histoire le retiendra
comme celui qui portait
le nom de cette montagne.

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui meurt
sa vie bête de "gangsta rappeur"
mais ...

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune homme qui va naître,
qui va être celui qu'les tours
empêchaient d'être.

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui boit
dans ce bar où les espoirs se bousculent,
une simple canette de Fanta.

Il cherche comme un chien sans collier
le foyer qu'il n'a en fait jamais eu,
et se dit que p't-être, bientôt,
il ne cherchera plus.

Et ça rit autour de lui,
et ça pleure au fond de lui.
Faut rien dire et tout est dit,
et soudain ... soudain
il s'fait derviche tourneur,
il danse sur le bar,
il danse, il n'a plus peur,
enfin il hurle comme un fakir,
de la vie devient disciple.

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui prend vie,
qui chante, dit enfin « je t'aime »
à cette vie.

Puis les autres le sentent, le suivent,
ils veulent être or puisqu'ils sont cuivre.
Comme ce soleil qui danse,
ils veulent se gorger d'étoiles,
et déchirer à leur tour
cette peur qui les voile.

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui n'est plus esclave,
qui crie comme les braves,
même la mort n'est plus entrave.

Il appelle au courage celles et ceux
qui n'ont plus confiance,
il dit : "ramons tous
à la même cadence!".

Dans le bar, y'a un pianiste
et le piano est sur les genoux,
le jeune noir tape des mains,
hurle comme un fou.
Fallait qu'elle sorte cette haine
sourde qui le tenait en laisse,
qui le démontait pièce par pièce.

Sur le détroit de Gibraltar,
y'a un jeune noir qui enfin voit
la lune le pointer du doigt
et le soleil le prendre dans ses bras.

Maintenant il pleure de joie,
souffle et se rassoit.
Désormais l'Amour seul,
sur lui a des droits.

Sur le détroit de Gibraltar,
un jeune noir prend ses valises,
sort du piano bar
et change ses quelques devises,
encore gros d'émotion
il regarde derrière lui
et embarque sur le bateau.
Il n'est pas réellement tard,
le soleil est encore haut.

Du détroit de Gibraltar,
un jeune noir vogue,
vogue vers le Maroc tout proche.

Vogue vers ce Maroc
qui fera de lui un homme ...

Sur le détroit de Gibraltar …
Sur le détroit de Gibraltar …
vogue, vogue
vers le merveilleux royaume du Maroc.

Sur le détroit de Gibraltar,
vogue, vogue
vers le merveilleux royaume du Maroc …

Abd al Malik – Gibraltar
Extraído del álbum Gibraltar (2006)

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que llora
un s
ueño que cobrará vida,
una vez pasado Gibraltar.

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que se pregunta
si la historia lo recordará
como aquel que llevaba
el nombre de esta montaña.

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que muere
su tonta vida de rapero gangsta
pero ...

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven que va a nacer,
que va a ser ese que las torres
le impedían ser.

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que bebe,
en ese bar en el que las esperanzas se atropellan,
una simple lata de Fanta.

Busca como un perro sin collar
el hogar que en realidad nunca tuvo,
y se dice que, quizás, pronto,
ya no buscará más.

Y hay risas alrededor de él,
y hay llanto en el fondo de él.
Nada hay que decir y todo está dicho,
y de pronto… de pronto
se hace derviche girador,
baila en el bar,
baila, ya no tiene miedo,
y aúlla como un faquir,
de la vida se vuelve discípulo.

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que recobra vida,
que canta, y dice al fin « te quiero »
a esta vida.

Y los demás lo sienten, lo siguen,
quieren ser oro porque son cobre.
Como ese sol que baila,
quieren atiborrarse de estrellas,
y desgarrar a su vez
ese miedo que, como un velo, los oculta.

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que ya no es esclavo,
que grita como los valientes,
ni siquiera la muerte es ya un obstáculo.

Apela al valor de aquellas y aquellos
que ya no tienen confianza,
les dice : "¡rememos todos
con la misma cadencia !”

En el bar, hay un pianista
y el piano está sobre sus rodillas,
el joven negro bate sus manos,
aúlla como un loco.
Tenía que salir este odio
sordo que lo mantenía atado,
que lo desmontaba pieza a pieza.

En el estrecho de Gibraltar,
hay un joven negro que ve al fin
la luna apuntándole con el dedo
y el sol tomándole en sus brazos.

Ahora llora de alegría,
espira y se vuelve a sentar.
De ahora en adelante sólo el Amor
tendrá derecho sobre él.

En el estrecho de Gibraltar,
un joven negro coge sus maletas,
sale del piano bar y cambia
sus pocas divisas,
todavía lleno de emoción
mira tras de sí
y sube al barco.
No es realmente tarde,
el sol está aún en lo alto.

Desde el estrecho de Gibraltar,
un joven negro navega,
navega hacia un Marruecos muy cercano.

Navega hacia ese Marruecos
que hará de él un hombre…

En el estrecho de Gibraltar …
En el estrecho de Gibraltar …
navega, navega
hacia el maravilloso reino de Marruecos.

En el estrecho de Gibraltar,
navega, navega
hacia el maravilloso reino de Marruecos…

6 comentarios:

Espinayflor dijo...

Mi primera incursión en el blog.
Abd Al Malik, es un "parolier" con contenido en cierto sentido me recuerda a los principios de MC Solaar, lo he conocido gracias a ustedes, y creo que es un buen descubrimiento, muy buena esta iniciativa.

Xuán Diz dijo...

Un gran descubrimiento. Elegancia, talento, discurso inteligente... RARO. Gracias vecinos.

Claudia dijo...

Es un gran poeta, nuestras lágrimas negras a los hijos de inmigrantes de todos los horizontes. Su mensaje es universal para una humanidad Arco Iris. Gracias por traducir sus letras. Os aconsejo su último trabajo Dante
A escuchar reescuchar y dar a conocer

espartano126 dijo...

Lo estoy escuchando en la TV francesa (TV5MONDE) que se puede ver en ONO en el canal 402 y me ha sorprendido gratamente. He buscado su nombre, he leído una de sus canciones y me ha conmovido este chico, Abd Al Malik. Lo recomiendo a los jóvenes de edad y corazón. Es un buen poeta.

Carmen dijo...

Totalmente de acuerdo con espartano. Es muy bueno. Hay que escucharlo y enviar copias de las letras a los amigos. De paso... que repasen su francés.

Anónimo dijo...

no tengo adjetivos para este chico,simplemente si todos los raperos fueran como él,a lo mejor el rap no se consideraría música para adolecentes,soy de origen senegalés,Abd al malek me ha hecho cambiar mi visión por este mundo.recordad:dar a conocer.gracias!