domingo, 17 de agosto de 2008

Da Silva


Emmanuel Da Silva, o Manu, nació en 1976, en los arrabales de Nevers (centro de Francia), pero su ascendencia es portuguesa, como delata su apellido y ciertos aires de fado que tienen algunas de sus canciones. Desde muy pequeño ya era un apasionado de la música. A los 12 ya estaba integrado en un grupo punk, Mad Coackroches, después pasó a Tambours du Bronx, pero una parte de éste se escindió y crearon un proyecto de música industrial llamado Punishment Park; tenía 15 añitos. Con 21 vuelve a cambiar de registro, ahora se acerca a una música más acústica con un nuevo grupo, Venus Coma, un trío que califica su sonido como dark folk. Más adelante Manu toma un camino independiente y comienza a actuar en solitario, bajo el nombre de Mitsu, acercándose más a la electrónica. Con este seudónimo se auto produce sus dos primeros discos. Sin embargo, no tiene mucho éxito, hasta que se encuentra con Cali en el camino y las cosas empiezan a cambiar. Cali lo acoge como su protegido y se lo lleva de gira con él. En este punto tenemos que destacar el carácter nómada de Manu Da Silva, que no sólo ha variado continuamente de estilos musicales sino también de ubicación geográfica, de Nevers a Brest, pasando por Marseille, Lyon o Clermont-Ferrand, aunque donde parece sentirse mejor es en Dinan, en la Bretaña francesa, que se ha convertido en su fuente de inspiración. En cuanto al idioma en el que están escritas sus letras también ha ido variando, en un principio componía en inglés y en español, pero para su primer disco como Da Silva ha elegido el francés, aconsejado por su amigo Cali. Lo que resulta curioso es que no componga en portugués, siendo, como es bilingüe.


Este primer disco firmado con su apellido, Da Silva, aparece en 2005, lo publica el sello Tôt ou Tard y se titula Décembre en été (Diciembre en verano). En la canción que da título al álbum le acompaña Françoiz Breut y en ella rememora los últimos días del poeta Rimbaud. En este disco además cuenta con la colaboración de Albin de la Simone que toca el piano en varios temas. Musicalmente es un tanto minimalista y cuenta con pocos instrumentos, a parte del piano de Albin, que también toca algo de percusión, tenemos guitarras, ukelele y una mandolina para darle cierto aire portugués a determinadas canciones. En cuanto a las letras son como pequeñas viñetas que hablan de la pérdida de la inocencia, la nostalgia de la infancia, la esperanza en una vida mejor, las dificultades de las relaciones amorosas o el desamor, siempre con una pizca de ironía y mucha ternura. El primer single que se extrajo de este Décembre en été se titula “L’indécision” (La indecisión). A continuación podéis ver el vídeo y al final encontraréis la letra traducida.



En 2006 Manu Da Silva participa en un proyecto de disco-libros para niños, que impulsa su compañía discográfica Tôt ou Tard. El título de la colección juega con las palabras que dan nombre al sello, Toto Ou Tartare. En el proyecto colaboran también Fabulous Trobadors, Bombes 2 Bal, Dick Annegarn o Frank Monnet. Da Silva forma tándem con Françoiz Breut, ambos cantan en el disco y en el libro ella hace los dibujos y él escribe el texto. Su cuento se titula "Le mystère des couleurs" (El misterio de los colores)


El segundo álbum de Da Silva apareció en abril de 2007 y se titula De beaux jours à venir (Los buenos días por venir). En él volvemos a encontrarnos con su voz rota, su guitarra Mouette (gaviota), que es como la ha bautizado Manu, y su universo intimista inspirado en las costas de la Bretaña (Côtes d’ Armor), que le tienen tan encandilado. Así hay metáforas basadas en fenómenos meteorológicos, tormentas, tempestades, nubes y claros… Canciones que hablan de la pérdida de un ser querido, del odio tras una ruptura amorosa, de la falta de comunicación entre dos personas o de las ganas de huir para descubrir una vida menos hostil. El siguiente vídeo corresponde a “L’averse” (El chaparrón), incluida en este segundo trabajo discográfico de Da Silva, De beaux jours à venir.



Para más información, pincha aquí.

+++++

Da Silva – « L’indécision »

Extrait de l’album Décembre en été (2005)


Oh, mon amour, je n'ai

aucun regret de partir
Non mais vraiment je n'ai

pas eu le cœur à m'étendre
sur de jolies choses passées

en ta compagnie,
sur de jolies choses passées,

usées pour la vie.


On n'a pas su recolorier

le fond de l'écran.
Notre histoire,

pauvre en couleur,
assombri dans le gris,

assombri mon cœur
ne bat plus la cadence

des jours heureux

passés en ta présence.


Oh, mon amour, le temps

ne suspend plus son vol
atterré, atterri,

abattu en plein vol
Non mais dis-moi vraiment

à quoi l'on ressemble
après toutes ces années

à vivre ensemble.


Oh, mon amour, je n'ai

pas le courage de partir.
Non mais vraiment je n'ai

pas le cœur à entreprendre
de jolies choses et seul,

sans ta compagnie.
De jolies choses passées

se cognent à ma vie.


Je n'ai pas su effacer

le fond de l'écran.
Notre histoire,

pauvre en couleur
semble indélébile,

assailli mon cœur

ne bat plus la cadence

des jours heureux

passés en ta présence.


Oh, mon amour, le temps

ne suspend plus son vol
atterré, atterri,

abattu en plein vol.
Non mais dis-moi vraiment

à quoi l'on ressemble
après toutes ces années

à vivre ensemble.


Oh, mon amour, je n'ai

aucun regret de partir
Non mais vraiment je n'ai

pas le cœur à m'étendre.


Oh, mon amour…


Oh, mon amour, vraiment

à quoi l'on ressemble
après toutes ces années

à vivre ensemble

Da Silva – « La indecisión »

Extraído del álbum Décembre en été (2005)


Oh, mi amor, no siento

remordimientos por marcharme.

No, de verdad, no me siento

con valor para extenderme

sobre las bonitas cosas pasadas

en tu compañía,

sobre las bonitas cosas pasadas,

gastadas de por vida.


No hemos sabido volver a dar color

al fondo de la pantalla.

Nuestra historia,

pobre en color,

ensombrece en el gris,

entristece mi corazón

que ya no redobla la cadencia

de los días felices

pasados en tu presencia.


Oh, mi amor, el tiempo

ya no suspende su vuelo,

derribado, a tierra,

abatido en pleno vuelo.

No, pero dime, de verdad,

a qué nos parecemos

después de todos estos años

viviendo juntos.


Oh, mi amor, no me siento

con valor para marcharme.

No, de verdad, no me siento

con fuerzas para emprender

cosas bonitas y solo,

sin tu compañía.

Cosas bonitas pasadas

golpean mi vida.


No he sabido borrar

el fondo de la pantalla

Nuestra historia,

pobre en color,

parece indeleble,

asalta mi corazón

que ya no redobla la cadencia

de los días felices

pasados en tu presencia.


Oh, mi amor, el tiempo

no suspende ya su vuelo,

derribado, a tierra,

abatido en pleno vuelo.

No, pero dime, de verdad,

a qué nos parecemos

después de todos estos años

viviendo juntos.


Oh, mi amor, no siento

ningún remordimiento por marcharme.

No, de verdad, no me siento

con valor para extenderme.


Oh, mi amor…


Oh, mi amor, de verdad,

a qué nos parecemos

después de todos estos años

viviendo juntos.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el nuevo programa!!

Eihpos Sagesse dijo...

Me gusta mucho vuestro programa. Es original y ameno. ¡De qué fuentes bebéis para encontrar a una japonesa de bella voz cantando una canción francesa en su idioma natal!?

Saludos y enhorabuena