lunes, 25 de febrero de 2008

Florent Marchet

Florent Marchet nació en Berry, a mediados de los 70. A los cinco años empezó a tocar el piano y a los dieciséis compezó a escribir sus primeras canciones. En París, inicia sus estudios de filosofía en la Sorbona pero abandona la carrera porque le tira más la música. En esa época, Florent sueña con ser concertista clásico pero ha de conformarse con actuar en los piano-bar de la ciudad, primero tocando el piano y luego ya la guitarra, el bajo, la mandolina y el acordeón al son del jazz, el pop, la música irlandesa o las melodías cíngaras: lo que sea con tal de vivir de la música.

Sus influencias y gustos van desde Ravel a Dominique A pasando por la música clásica del XIX, el jazz, la música de los 70, Belle and Sebastian, Calexico, Elliot Smith o Jean Louis Murat.

En 2003, firma con el sello Barclay y al año siguiente aparece su primer álbum, Gargilesse. El disco se grabó entre Bélgica y Gargilesse, un pueblecito cercano a su lugar de nacimiento, que le trae muy buenos recuerdos ya que era el lugar a donde sus padres le llevaban de paseo cuando era pequeño. Y es que Florent Marchet es un hombre muy campestre, siempre que puede se va al pueblo para estar en contacto con la tierra, los árboles y el agua. Al parecer en París le falta espacio.

A primeros de 2007 aparece su segundo disco, Rio Baril, por el que fue nominado al Prix Constantin. Para la realización de este álbum, Florent contó con la colaboración de la orquesta filarmónica de Sofía y un cuarteto de cuerda. Colaboraron también Erik Arnaud, Philippe Katerine, Jasmine Vegas, Dominique A y Arnaud Cathrine, con quien ha elaborado un libro-disco, titulado Frère animal (Hermano Animal), que se publicará próximamente.

Florent Marchet compara este segundo álbum con una novela en la que las canciones funcionarían como capítulos fundidos y ordenados cronológicamente. El nexo de unión sería el pueblecito imaginario Rio Baril en el que un personaje, también imaginario, vive distintas historias a través de las canciones de este disco: historias que van desde la infancia a la edad adulta y que nos hablan de sus esperanzas y desilusiones, de la familia, de la pareja… El disco se abre con un tema instrumental que serviría para situarnos en el escenario y a continuación viene ya el travelling de presentación. Con él os dejamos.



Para más información, pincha aquí.

----

Florent Marchet – “Rio Baril”
Extrait de l’album Rio Baril (2007)

Son clocher, son école
Sa place, ses cafés
Son Crédit Agricole
Et juste à côté
Sa mairie fleurie
Son microclimat
Sa gendarmerie
Pas de cinéma

Son hôtel le Lion d’or
Son camp de manouches
Quand la ville s’endort
Pas de quartier louche
Ses concours de pêche
Le long du canal
Ses gens dans la dèche
Son artiste local

Bienvenue à Rio Baril (x 2)

Ses courses à vélo
Dans la rue centrale
Le fils du véto
Champion régional
Ses champs, ces pylônes
À mesure qu’on s’approche
Ses vieux aux dents jaunes
Et l’ombre des boches

Son terrain de foot
Ses méchouis de septembre
Très souvent je redoute
Ce qu’on peut y entendre
Ses petits commerçants
Ses bas-rouges qui aboient
Ses adolescents
Qui ne reviendront pas

Bienvenue à Rio Baril (x 2)

Ses toubibs foireux
De père en fils
Ses bouquets miteux
De feux d’artifice
Sa grande surface
Rue de l’avenir
Une dédicace
Des jours à venir

Ohé les amis
Ma vie est ici
Ohé mes amis
Ma vie est ici

Bienvenue à Rio Baril (x 4)

Florent Marchet – “Rio Baril”
Extraído del álbum Rio Baril (2007)

Su campanario, su escuela,
su plaza, sus cafés,
su (sucursal del) Crédit Agricole
y justo al lado
su ayuntamiento florido,
su microclima,
su gendarmería.
No hay cine.

Su hotel el León de Oro,
su zona de gitanos manuches.
Cuando la ciudad duerme,
no hay ningún barrio peligroso.
Sus concursos de pesca
a lo largo del canal,
su gente en la miseria,
su artista local.

Bienvenida a Rio Baril (x 2)

Sus carreras de bicicleta
en la calle central,
el hijo del veterinario
campéon regional,
sus campos, esos postes
a medida que nos acercamos
sus viejos de dientes amarillentos
y la sombra de los alemanes.

Su campo de fútbol,
sus corderos asados de septiembre.
A menudo temo
lo que allí se puede oír.
Sus pequeños comerciantes,
sus perros pastores que ladran,
sus adolescentes
que no volverán.

Bienvenida a Rio Baril (x 2)

Sus matasanos fracasados
de padre a hijo,
sus miserables castillos
de fuegos artificiales,
su hipermercado
en la calle del futuro
una dedicatoria
de los días por venir.

Eh, amigos,
mi vida está aquí.
Eh, amigos míos,
mi vida está aquí.

Bienvenida a Rio Baril (x 4)