miércoles, 26 de diciembre de 2007

Bless


Bless nació en Boulogne, en 1974. Su verdadero nombre es Bénédicte Pardijon, que viene a significar “bendecida por los dioses”, lo mismo que en inglés quiere decir Bless. Pero a ella le encanta jugar con el doble sentido de las palabras y de las letras de las canciones. Así que Bless es un juego entre el “Bendecida” del inglés y el “Blessée” (herida) del francés.

Bless pasó una infancia muy solitaria, pero con un rico mundo interior que se manifestaba en el dibujo y en la creación de poemas. Más tarde le dio por el teatro y estudió en París y en Nueva York, en la escuela de Lee Strasberg. Sin embargo, había puesto tantas ilusiones que le decepcionó. En una de las pocas obras que representó (Cymbeline, de Shakespeare), aparecía con la cabeza rapada, haciendo de chico y cantando una canción que ella misma había compuesto: su primera canción en público. Después le dio por la escultura y no se le debía dar mal porque en las exposiciones lo vendía todo.

En cuanto a la música se considera autodidacta. Su primera experiencia fue con DJ Cam, un amigo del colegio, para el que escribió una canción incluida en su disco Underground Vibes. Luego, en 2002, colaboró en el disco Damn it! The rock experience de Mister Neveux, que ahora ha hecho los arreglos y producido el disco de Bless.

Bless canta en francés y en inglés. Sin embargo, como cabía esperar, a la hora de escribir canciones, está más cómoda en su propia lengua. Eso sí, musicalmente se siente más próxima a la cultura anglosajona. Reconoce influencias de Brel o Barbara, pero muchas más de Velvet Underground, Janis Joplin, Beastie Boys, Tom Waits e incluso Michael Jackson.

Las canciones de Bless tratan de sexo, amor y seducción, pero también de nostalgias, recuerdos, soledad, mentiras, nacimientos y muerte, siempre jugando con el doble sentido.

En la canción que ha utilizado para presentar su álbum homónimo, aparecido en 2006, se habla de una chica que confiesa a su pareja no disfrutar lo suficiente: parece que a la cantante le fastidian las mujeres que se cortan a la hora de hablar de sexo. Por su sensualidad, por los susurros y las respiraciones entrecortadas, “Ce plaisir (ne m’est pas donné)” recuerda al tema “Je t’aime. Moi non plus” (Te quiero. Yo tampoco) de Serge Gainsbourg y Jane Birkin. El vídeo clip no tiene desperdicio.

Para más información, pincha aquí.

---

Bless – « Ce plaisir (ne m’est pas donné) »
Extrait de l’album Bless (2006)

Je vais, tu viens,
ton corps glisse entre mes mains.
Je viens, tu vas,
mon corps coule entre tes doigts.

Mais tu sais,
ce plaisir ne m’est pas donné.
Comme tu peux l’imaginer,
je préfère jouer sans simuler.

J’inspire, tu respires,
je brise ton silence parfois.
Je tombe, tu m’attires,
ton désir me remplit de joie.

[au Refrain]

Je rêve, tu crois,
tes questions se posent sur moi.
Si j’induis, tu réduis,
tes solutions se perdent toutes en moi.

[au Refrain]

J’arrive, tu m’attends,
le suspense est grand.
Je viens, enfin,
mais il était temps.

[au Refrain]

Car tu sais,
le plaisir n’est pas donné.
Comme tu peux l’imaginer,
je préfère jouer sans simuler.

Bless – “Ese placer (no me es dado)”
Extraído del álbum Bless (2006)

Yo voy, tú vienes,
tu cuerpo se desliza entre mis manos.
Yo vengo, tú vas,
mi cuerpo fluye entre tus dedos.

Pero ya sabes,
ese placer no me es dado.
Como te puedes imaginar,
prefiero jugar sin disimular.

Yo inspiro, tú respiras,
rompo tu silencio a veces.
Caigo, me atraes,
tu deseo me llena de alegría.

[Estribillo]

Sueño, crees,
tus preguntas se posan sobre mí.
Si (te) induzco, reduces,
todas tus soluciones se pierden en mí.

[Estribillo]

Llego, me esperas,
el suspense es grande.
Vengo, al fin,
pero ya era hora.

[Estribillo]

Pues ya sabes,
el placer no me es dado.
Como te puedes imaginar,
prefiero jugar sin disimular.